Hello, world!
RESOLUCION Nº 00000160-I-2020 ------ Volver a boletin

VISTO:  El Recurso de Apelación interpuesto por la firma Bella Vista BCR S.A.S contra la Sentencia Nº 128.009-2019, dictada en el Expediente Nº 155.888-B-2.019, y;

CONSIDERANDO:

  • que la firma Bella Vista BRC S.A.S interpuso Recurso de Apelación contra la Sentencia N° 128.009-2.019, de fecha 5 de octubre de 2.019;
        
  • que da inicio a las presentes actuaciones el labrado del Acta de Infracción N° 00046135, mediante la cual se constató la existencia de ruidos molestos (alto nivel sonoro de la música) en el local comercial “Bella Vista Refugio Urbano”, y cartel tipo tijera sin habilitación comercial;
       
  • que según la versión del administrado el local cuenta con estudio acústico, y no emite ruidos molestos (ver Acta de descargo, en los términos del Art. 31 del Código de Faltas, glosada a fs. 2);
      
  • que el Dr. Gustavo Contín requirió informe técnico a la Dirección de Inspección General, respuesta glosada a fs. 5, que textualmente reza: “…visto el estudio acústico presentado en la nota de la referencia, el mismo cumple con la normativa vigente y se complementó la documentación según lo solicitado por el Departamento en el mes de abril del corriente. Se debe informar al profesional y propietarios que, si las condiciones del lugar se modifican, se deberá realizar la presentación de un nuevo estudio acústico…” Fdo. Adriana Conde, Dirección de Obras por Contrato;
      
  • que en los considerandos de la sentencia, el Dr. Gustavo Contín relate que la firma cuenta con estudio acústico. No obstante, vistas las constancias obrantes en la causa, el Juez de Faltas aplicó a Bella Vista BRC S.A.S una multa total de pesos siete mil cien ($ 7.100.-) por infracción a la Ordenanza N° 1.553-CM-05, e intimó a la imputada a evitar la generación de ruidos o vibraciones molestas que afecten la normal tolerancia de los vecinos;
        
  • que se agravia el administrado - a fs. 13/20- sosteniendo que la sentencia atacada viola el derecho de defensa, porque impide técnicamente defenderse de aquello que no se conoce con suficiente exactitud;
      
  • que sostiene el administrado que el acto administrativo atacado viola en forma flagrante la seguridad jurídica, al analizar arbitrariamente la normativa en vigencia, deviniendo improcedente una sanción que se funda en suposiciones y apreciaciones subjetivas;
      
  • que sostiene – también - que la sentencia atacada afecta el principio de legalidad por fundarse en la inaplicabilidad objetiva de la norma utilizada. Se queja por cuanto en el acta municipal se consigna en forma general que la conducta de la imputada infringe la normativa en vigencia sin siquiera determinar la norma que se vulnera;
      
  • que el juez de faltas intentó subsanar la nulidad del acta y del procedimiento, consignando en sentencia que la firma infringió la Ordenanza N° 1.533-CM-05. Lo que tampoco se erige como una imputación precisa. Ergo, entiende arbitraria la sentencia recaída en las actuaciones;
      
  • que el administrado plantea que la Ordenanza citada en sentencia establece la obligatoriedad de contar con un estudio de ruidos molestos, como paso previo al otorgamiento de la habilitación comercial. Lo que se ha cumplido y acreditado en el expediente;
      
  • que el administrado recuerda que el proceso es un conjunto de garantías procesales que tiene por objeto asistir a los individuos durante el desarrollo del proceso y así protegerlos de los abusos de las autoridades y permitirles la defensa de sus derechos;
      
  • que el administrado se agravia por entender que tanto las actas de infracción, como la sentencia atacada, se basan en meras suposiciones y no condicen con lo normado por la Ordenanza N° 1.553-CM-06 (cita en forma textual los arts.1 a 4);
      
  • que adiciona el administrado, que no hay prueba de que los supuestos ruidos constatados por los inspectores constituyan ruidos molestos en los términos y alcances de la Ordenanza citada, ni de la norma IRAM 4062/84. A contrario sensu, sostiene que el propio juez de faltas ha manifestado que la firma ha cumplido con la presentación del estudio acústico;
      
  • que el administrado cuestiona que los inspectores alegan que la música se escucha desde la vereda del local, concluyendo entonces que vulnera la normativa en vigencia. Cuestiona la omisión de utilización de un método de medición en los términos de la normativa aplicable al caso;
      
  • que el administrado continúa manifestando que la ordenanza taxativamente establece el método de medición establecido para la determinación de una falta, y que la firma en base a un informe técnico, cumple con los protocolos y requisitos necesarios para evitarlos;
      
  • que el administrado cuestiona, además, que los inspectores violaron los requisitos establecidos por los incisos b, c, y d del Art. 30 del Código de Faltas;
      
  • que la firma sostiene que la sentencia violenta la seguridad jurídica, ignorando la vigencia de la habilitación comercial, toda vez que la firma cuenta con autorización para realizar espectáculos en vivo. Acompaña adhesión a la Ordenanza N° 2.627-CM-15 “Fomento de la Actividad Musical en vivo” con vigencia desde el 24/09/2.019 al 23/10/2019;
      
  • que el administrado solicita se revoque la sentencia apelada en todos sus términos;
      
  • que vistas las actuaciones, se desprende del acta de infracción glosada a fs. 01, de fecha 7 de septiembre de 2.019, que los inspectores constataron música a alto volumen que se escucha desde la vereda. Manifestación que goza de presunción de veracidad según lo normado por el Art. 33 del Código Fiscal;
      
  • que en los considerandos de la sentencia el Juez de Faltas indicó que corresponde aplicar las penalidades establecidas en la Ordenanza N° 3.021-CM-18, Art. 178 (ruidos molestos) y el Art. 51 (exhibición en veredas);
      
  • que en la parte resolutoria aplica una multa de pesos siete mil cien ($ 7.100.-) por infracción a la Ordenanza N° 1.553-CM-05;
     
  • que se desprende del acta de infracción glosada a fs. 01, de fecha 7 de septiembre de 2.019, que los inspectores constataron música a alto volumen que se escucha desde la vereda.- Sin embargo, y pese a la presunción de certeza de las declaraciones del inspector, no dá parámetros técnicos u objetivos que logren determinar la existencia de una infracción;que obra Dictámen Legal Nº 38-AL-2020 , que aconseja admitir el Recurso interpuesto en cuanto a dejar sin efecto la multa por "ruidos molestos";  
  • que la verificación realizada por los inspectores , constatando ”música a alto volúmen que se escucha desde la vereda“ no tiene parámetros objetivos ni técnicos que sean adecuados o suficientes para desvirtuar las mediciones y evaluaciones de ruidos realizadas mediante el Estudio de Ruidos Molestos que obra en el expediente de habilitación comercial, y que dieron por resultado la calificación técnica científica de RUIDO NO MOLESTO según norma IRAM 4062/84;

  • que    para    un    eficaz    control de  la  contaminación sonora, sobre todo en casos de actividades habilitadas por el Municipio, resultaría aconsejable que éste cuente con personal y material técnico para realizar las inspecciones y evaluaciones sobre ruidos molestos aplicando también las normas IRAM 4062 (sonido) , a fin de despejar percepciones que resulten subjetivas y carentes de sustento técnico;

  • que se omitió consignar en el Acta de Infracción si la puerta del local comercial y/o ventanas, en su caso, se encontraban abiertas o cerradas al momento de la constatación, siendo un dato esencial en cuanto el Estudio de Ruidos presentado en el expediente municipal de habilitación comercial se realizó a puertas cerradas;

  • que desde el aspecto legal, se observa que en los considerandos de la sentencia, el Juez de Faltas indicó que corresponde aplicar las penalidades establecidas en la Ordenanza N° 3021-CM-18, Art. 178 (ruidos molestos) y el Art. 51 (exhibición en veredas);

  • que en la parte resolutoria el Juez de Faltas aplica una multa de siete mil cien pesos ($ 7.100.-) por infracción a la Ordenanza N° 1553-CM-05;

  • que la Ordenanza 3021-I-18 en el art. 178 dispone: Las infracciones a la Ordenanza 2401-CM-13,   o la que en el futuro la reemplace, por producción de ruidos molestos, superfluos o extraordinarios, sean ellos originados por acciones u omisiones directas o indirectas, voluntarias o involuntarias, causadas por el hombre, por los animales o elementos de que dispone o de que se sirve, cuando por la hora, lugar o intensidad perturben o puedan perturbar la tranquilidad o reposo de la población, originando molestias o perjuicios de cualquier naturaleza; todos los ruidos producidos en la vía pública, calles, plazas, paseos, parques, espacio aéreo, salas de espectáculos, centros de reunión, casas o locales de comercio de todo género, oficinas, polígonos de tiro, kermeses, iglesias, casas religiosas, casas habitación individuales o colectivas y en todos los lugares en que se desarrollen actividades públicas o privadas en tanto no se encuentren dentro del ámbito de aplicación de la Ordenanza 1553-CM-05, o la que en el futuro la reemplace, será penada con multa graduable entre$320 (trescientos veinte pesos) a $8.000 (ocho mil) según la gravedad de la infracción teniendo en cuenta las circunstancias de tiempo, modo y lugar”;

  • que  la   norma  excluye las actividades que se encuentren dentro del ámbito de aplicación de la Ordenanza 1553-CM-05, las que son regidas por dicha normativa, en la medida que haya sido cumplida;

  • que la Ordenanza 1553-CM-05 establece el método para medir, evaluar  y  clasificar  la  emisión  de ruidos aplicable a “toda obra nueva y/o reformas y/o ampliación cuyo destino o uso sea fabril, industrial, taller, lugares de esparcimientos, discoteques, etc. que produzcan nivel sonoro y/o ruido y/o vibraciones como consecuencia directa o indirecta de su proceso o actividad pública o privada, comercial o no”;

  • que Impone al titular de la habilitación comercial la obligación de que “Previa a la habilitación y como condición para ello, el profesional actuante, solicitará la inspección municipal para realizar las mediciones para comprobar que las instalaciones están aptas para evitar los efectos del ruido molesto al vecindario. Los resultados se presentarán en la Oficina Técnica, Eléctrica y Electromecánica, según las planillas indicadas en el Apéndice B de la NORMA IRAM 4062”;

  • que la normativa citada impone en cabeza del titular de la habilitación  el  cumplimiento  del proceso de mediciones sonoras según parámetros objetivos y técnicas internacionalmente reconocidad (normas IRAM), a fin de prevenir y evitar situaciones de contaminación sonora que impacten sobre la calidad de vida de los vecinos;

  • que el titular de la explotación comercial cumplió acabadamente con lo dispuesto en la   Ordenanza 1533-CM-2005, con la presentación del Estudio de Ruidos en el expediente nro. 30840-2018 caratulado “Bella Vista BRC SAS s/Habilitación Comercial, conforme constancias obrantes a fs. 235/242, por lo tanto en la medida que no se modifiquen las circunstancias existentes al momento de realización del Estudio Técnico, queda excluído de los alcances de la Ordenanza 3021-I-18, especialmente en su art. 178.-

  • que la Ordenanza 3021-I-18 está excluída en su aplicación no solo por el texto expreso del art. 178 de la Ordenanza 3021-I-18 si no tambien por lo dispuesto en el art. 7 de la Ordenanza N° 1553-CM-05, que establece que en caso de verificarse infracciones a la presente se aplicará los dispuesto en el Libro Segundo de Infracciones, Anexo II, Ordenanza 2375-CM-12, o la que a futuro la reemplace. Es decir, solo ante el incumplimiento de la Ordenanza 1553-CM-05, se aplica la Ordenanza 3021-I-18.-

  • que  el  caso  analizado  no   trata  de  un incumplimiento de la Ordenanza 1553-CM-05, por lo tanto corresponde excluir el régimen sancionatorio de la Ordenanza 3021-I-18.- Por ello considero que la aplicación de la multa deviene infundada en cuanto a la infracción imputada de “ruidos molestos”.-

  • que entiendo que  para  el  eficaz  control  de  la  contaminación  sonora,  sobre  todo  en  casos de actividades habilitadas por el Municipio, resulta aconsejable que éste cuente con personal y material técnico para realizar las inspecciones y evaluaciones sobre ruidos molestos aplicando también las normas IRAM 4062 (sonido) , a fin de despejar percepciones que resulten subjetivas y carentes de sustento técnico.

  • que resulta procedente hacer lugar al Recurso de Apelación interpuesto, dejándo sin efecto la multa impuesta por ruidos molestos (Ordenanza 3021-CM-18 capítulo VI art. 178.- Por el contrario, corresponde confirmar la multa por exhibición en veredas (art. 51) .

  • que por lo tanto, corresponde  hacer lugar a lo solicitado;
      
  • que por ello y  en uso de las atribuciones conferidas por el Art. 51º) de la Carta Orgánica Municipal; 
      

                    EL INTENDENTE MUNICIPAL DE LA CIUDAD DE SAN CARLOS DE BARILOCHE

RESUELVE

ARTICULADO:

  1. HACER LUGAR PARCIALMENTE: al Recurso de Apelación interpuesto por Bella Vista BCR S.A.S contra la Sentencia Nº 128.009-2019, dictada por el Sr. Juez de Faltas Municipal, en el Expediente Nº 155.888-B-2019; dejando sin efecto la multa impuesta por "ruidos molestos" (Ordenanza Nº 3021-CM-18 Cap.VI Art. 178º, en razón de lo expuesto en los considerandos.
     
  2. AUTORIZAR: A la Dirección de Contaduría General, dependiente de la Secretaría de Hacienda, a librar orden de pago por la suma de pesos un mil quinientos ($1.500), a favor de la firma   , imputándose a la Partida Presupuestaria Nº   
       
  3. VUELVA:  El Expediente Nº 155.888-B-2.019, al Juzgado de Faltas Nº I, para su notificación.
           
  4. La presente Resolución será refrendada por el Jefe de Gabinete.
         
  5. Comuníquese. Publíquese. Tómese razón. Dese al Registro Oficial. Cumplido, Archívese.

SAN CARLOS DE BARILOCHE, 29 de enero de 2020

BARBERIS, MARCOS GUILLERMO[] ALMONACID, NATALIA SOLEDAD[]